Trabajar más, no es igual a tener mayor productividad

Trabajo vs. productividad

Desde hace varios años ya, y por el tipo de sociedad en la que existimos, muchas generaciones (sobre todo boomers y millennials) crecimos bajo la idea o el concepto, de que trabajar más horas equivale a ser más productivo; de hecho he trabajado con muchas personas (y por no decir que esto lo he vivido en casa con mis padres), a quiénes ésta idea la llevan consigo como si fuese un tatuaje; inclusive yo, hasta hace unos pocos años, lo pensaba, lo difícil es ahora deshacerme de esta creencia, porque ¡Vaya que cuesta!

Esta noción es errónea y contraproducente. El tiempo que pasamos en nuestro lugar de trabajo (o de manera itinerante si somos nómadas digitales) no siempre se traduce en una mayor cantidad o calidad de trabajo realizado. De hecho, muchas veces trabajar en exceso puede ser perjudicial tanto para la salud física como mental, y afectar negativamente nuestra productividad.

Productividad

Nuestra capacidad para concentrarnos y mantener un rendimiento óptimo tiene límites.

A medida que nos excedemos en horas de trabajo, nuestra energía y atención disminuyen, lo que afecta directamente nuestra capacidad de realizar tareas de manera efectiva. Estudios han demostrado que las jornadas laborales demasiado largas pueden resultar en un deterioro de la concentración, la creatividad y la toma de decisiones. 

Trabajar en exceso puede llevar a un agotamiento mental que reduce nuestra productividad en lugar de aumentarla.

Trabajar más horas no garantiza un aumento en la calidad del trabajo realizado. La fatiga acumulada puede dar lugar a errores y omisiones, lo que a su vez puede requerir tiempo adicional para corregir. La falta de descanso adecuado también puede afectar nuestra capacidad para resolver problemas de manera eficiente y encontrar soluciones innovadoras, ¿Quién no sé ha sentido en un bucle de reacción en vez de acción por desarrollar más trabajo del que se supone debería?

En lugar de enfocarse únicamente en el número de horas trabajadas, es más importante fomentar un ambiente laboral que valore la eficiencia, la creatividad y el equilibrio entre el trabajo y la vida personal.

La matriz de Eisenhower

Otro aspecto a considerar es que el tiempo no siempre se traduce en resultados tangibles. Es posible pasar horas frente al ordenador o en reuniones, pero eso no garantiza que se esté produciendo un trabajo significativo. Muchas veces, el tiempo se desperdicia en tareas irrelevantes, reuniones improductivas o en la realización de tareas de baja prioridad. Es fundamental aprender a identificar y priorizar las tareas que realmente aportan valor y contribuyen al logro de nuestros objetivos.

Una frase que me ha marcado mucho desde que la escuché es que “no todo lo importante es urgente y no todo lo urgente es importante” que nace de la matriz de Eisenhower.

La tecnología moderna también ha cambiado la forma en que trabajamos. Gracias a herramientas como el correo electrónico, la mensajería instantánea y las videoconferencias, es posible mantenernos conectados y trabajar de forma remota. Sin embargo, esto también puede llevar a una mentalidad de «siempre conectado», donde sentimos la presión de responder mensajes y correos electrónicos en nuestro tiempo personal.

Este tipo de comportamiento puede llevar a una falta de desconexión y descanso, lo que a su vez afecta negativamente nuestra productividad y bienestar en general.

En resumen, trabajar más horas no es sinónimo de ser más productivo. La productividad no se mide únicamente en términos de tiempo, sino en la eficiencia, la calidad y el impacto de nuestro trabajo. 

Spoiler

Si quieres mejorar tu productividad, rentabilizar y crecer tu negocio, con mi servicio de Gestión del Crecimiento, podrás encontrar esta parte que te falta para lograr tus objetivos 😉

Crea un negocio sostenible y rentabiliza mucho más

En esta consultoría gratuita lograrás detectar las cosas más importantes que están haciendo que sientas que vives en un bucle y que por más que tratas y no eres capaz de seguir creando nuevas maneras de rentabilizar y con las que te sientas más cómoda.

¡La respuesta está dentro de tu proyecto!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Project Manager

Project Manager Estratégica

Vamos a nutrir tus ideas de forma orgánica y sostenible. Sin perder nunca de vista tus raíces y escuchando lo que te ha hecho ser quién eres. Y trazaremos un plan de cómo -hacia dónde- deseas crecer.

¿Nos seguímos?

Consultoría gratuita

Una sesión gratuita de 20 minutos donde te compartiré las claves para que puedas gestionar el crecimiento de tu empresa y sus posibles fugas empresariales sin morir en el intento.